¿Quién se ha llevado mi chupe?

Ya sé que era mi queso, pero permitidme esta licencia poética como despedida al que ha sido mi primer gran amor. Por supuesto sé la respuesta y no son los Reyes Magos como les pasa a tantos compañeros. Noooooooooo! En mi caso, ha sido mi madre. Y es que la rebeldía exige sacrificios (mi madre lo llama castigo). La cuestión es que hace una semana la lié parda 😉 Aproveché los 30 segundos que mi madre tardó en ir a buscar mi toalla para sacar toda el agua que pude de la bañera. Y no es que quisiera comprobar el principio de Arquímedes de una manera innovadora. No! Fue total y pura mala leche y sin motivo. Pensaba que al verlo mi madre daría un bote hasta el techo. Pero la tía me miró y me dijo: “Estás castigada sin chupe”. Ahí me dio en mi punto débil, pero por mucho que he llorado (que estoy hasta afónica), no me lo han devuelto. Llevo una semana de desintoxicación y lo cierto es que no me está resultando tan duro como pensaba, pero me da una penilla que de vez en cuando lo pido a ver si vuelve.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*