Monthly Archives: February 2009

Enterremos la sardina

Ya ha acabado Carnaval. Menos mal! Disfrazarme no es lo mío y aún ha habido 2 días más. Uno de planeta, para hacer honor a la clase. Ese día me escapé de la foto. El otro, enterramos la sardina.

[singlepic id=836 w=320 h=240 float=]

Ah! también intentaron disfrazarme para la rua del pueblo, con mis tías y mi prima Ariadna, pero me rajé 😛

¿Quién se ha llevado mi chupe?

Ya sé que era mi queso, pero permitidme esta licencia poética como despedida al que ha sido mi primer gran amor. Por supuesto sé la respuesta y no son los Reyes Magos como les pasa a tantos compañeros. Noooooooooo! En mi caso, ha sido mi madre. Y es que la rebeldía exige sacrificios (mi madre lo llama castigo). La cuestión es que hace una semana la lié parda 😉 Aproveché los 30 segundos que mi madre tardó en ir a buscar mi toalla para sacar toda el agua que pude de la bañera. Y no es que quisiera comprobar el principio de Arquímedes de una manera innovadora. No! Fue total y pura mala leche y sin motivo. Pensaba que al verlo mi madre daría un bote hasta el techo. Pero la tía me miró y me dijo: “Estás castigada sin chupe”. Ahí me dio en mi punto débil, pero por mucho que he llorado (que estoy hasta afónica), no me lo han devuelto. Llevo una semana de desintoxicación y lo cierto es que no me está resultando tan duro como pensaba, pero me da una penilla que de vez en cuando lo pido a ver si vuelve.

Rebelde way

[singlepic id=824 w=170 h= float=right]Y soy rebelde!!! Ese podría ser mi actual grito de guerra, pero me gusta más: “Que no quiero, que no!” Tengo a todo el mundo loco porque todo es “que no!“. – A la bañera! – Que no!; – Sal del agua! – Que no!; – A cenar! – Que no!;  – Al cole! – Que no!; – Dame la mano! – Que no!; – Vamos! – Que no!; – Entra! – Que no!; – Sal! – Que no!… Es cansino, ya lo sé, y generalmente no me sirve de nada, pero yo lo hago porque tengo que ensayar para cuando me toque cambiar el mundo.

Además de mi “Que no!” también tengo otros gestos desafiantes para probar la paciencia de los que me rodean. Así, a la primera de cambio me quito el abrigo por la calle. Hace fresquillo, pero como voy corriendo, se pasa pronto. A veces voy más lenta para arrancar todas las pegatinas que puedo del cerrajero y se las pongo a mi madre en los dedos, a lo Michael Jackson. También hago el gato por la calle y llego a casa con las manos como el tizón. Aunque a veces es sólo media mano, porque escupo en el suelo y lo froto con los dedos. ¿QUÉ PASA? TENGO DOS AÑOS!!!