Monthly Archives: September 2008

Pi, píiiii. A conducir!

[singlepic=797,240,,,right]Este verano he descubierto también una gran pasión: la de conducir. Me he puesto al volante tantas veces… He tocado todos los botones del coche. He pisado hasta el último milímetro de la tapicería. Pero como no me llegan los pies a los pedales y los ojos al cristal simultáneamente (sólo por ese pequeño detalle), mis padres no me han dejado llevarlo. Como pago, yo me he querido montar en todos los cochecitos de feria que he visto. Bueno, cochecitos, barcos, ambulancias, caballos… Eso sí, estos trastos me han parecido extrañamente estáticos y con unas ranuritas raras que no sé para que sirven. De todos modos, coche que veo, coche en el que me monto! 😀

Yayo de Andorra

[singlepic=791,199,149,,left]Con el inicio de la guardería, no me había dado tiempo de comentar que durante el verano también hicimos un viaje relámpago para ver a mi yayo de Andorra. Llevávamos cámara, pero para variar, no mis padres no me hicieron ni una foto con él. Sólo pensaban en cenar. Y aunque yo hice las mil monerías por el restaurante, no cayeron en sacarme fotos con mi abuelo… Desde luego, menos mal que cuando vino en abril nos hicimos una foto juntos. Eso sí, en el súper parque que hay en Andorra nos retratamos en todos los rincones. Vamos, que tengo más fotos de los patos que de mi abuelo. Qué desastre!!!

Vuelta a la rutina

Hola fans!

Definitivamente ya es septiembre y he vuelto al cole (bueno, a la guardería). Este año soy de los mayores y demuestro que la experiencia es un grado. Con esto quiero decir que ni mi madre ni yo hemos montado ninguna escena este inicio de curso. Otros nenes no han tenido esa suerte. Volver a ver al personal de la guardería (profes y niños) no es ningún trauma, si no que casi me alegra. Lo que no quita que el primer día me hiciera pipi encima 3 veces. No fue por dejadez. Fue para marcar el territorio y ver si los profes están alerta.

Lo que sí me gusta de regresar a la rutina escolar es volver a ver a mis yayos, que hacía un mes que no los veía, pero al contrario que yo, no han crecido mucho (“menos mal“, dirá mi yaya). Y volver al parque. Este año lo domino todo mucho más: toboganes, balancines, arena, robo de juguetes… Aunque una no puede confiarse. Hoy me he metido un tozolonazo que he comido tierra para lo que queda de 2008. Qué vergüenza! Y mi madre más que no ha llegado a tiempo a cogerme. Pobre mujer si con esa barriga no sé como no se arrastra. Pero bueno, ese es otro tema.

Besos a todos!