Monthly Archives: August 2008

Se desvela el misterio

Bueno, ya me he hecho bastante la remolona. Aunque no dudo de que os entretiene saber qué he hecho estos días, sé perfectamente que muchos os estaréis preguntando qué pasa con el bebé. ¿Sabemos el sexo? Pues sí, lo sabemos todo de él.

A mitad de vacaciones fuimos a hacer una eco (los tres) y vimos al bebé por la tele. Yo qué queréis que os diga, le vi cara de calavera, pero el médico parecía que veía hasta su aura. Yo no sé qué se deben tomar los que hacen ecografías antes de entrar a trabajar, pero debe ser algo fuerte. Con un simple chupito no serían tan dotados.

Bueno, al grano. El bebé está bien, ya me he preocupado yo de ponerle crema cada día y hablarle a través del ombligo. Y es un niño!!! Jajajajaja, la que le espera. O a mí, glups! Aunque si a alguien le espera una buena es a mis padres, jejejejeejeje. No saben dónde se meten. Su primer problema, ya aún no ha nacido, es cómo lo van a llamar. Estamos en pleno debate.

Ya os contaré.

La Laura sola!

Este ha sido mi grito de guerra este verano. Lo he usado para comer, para subir y bajar escaleras, para ir al baño, para tirarme del tobogán… Pero ha sido especialmente oído en la piscina. Sí! Y es que este año me he lanzado! Confieso que he protestado cada día (CADA DÍA) por ponerme los manguitos, pero si no protestara y berrinchara por todo, ¿qué especie de niña de 2 años sería? Total, que pese a todo me he puesto manguitos y a nadar la Laura sola por toda la piscina. Eso sí, el objetivo estaba claro: “A mojar a la Mama! A mojar al Papa!” También me he dado tremendos chapuzones al tirarme desde el borde, aunque mojarme el pelo todavía no es algo que pueda decir que no me importe. Mira, a mi tierna edad ya tengo una vena marujil. De todo tiene que haber.

Os pongo algunas de mis mejores escenas en las piscinas por las que he pasado en estas semanas.

Laura

Fotógrafa

[singlepic=775,190,143,,left]Con cada nueva aptitud que me descubren mis padres juegan a imaginar qué seré de mayor. Os recuerdo que ya me han hecho dentista, oradora, gimnasta. Su nueva apuesta viene de mi gusto por dar “pam-pam” en el culo a cualquiera que se porte mal. Ahora dicen que me ven futuro de segurata. Que digan lo que quieran, pero yo de momento sigo explorando. Y por supuesto lo hago de la mano de la tecnología. Estas vacaciones he tratado de dar rienda suelta a mi creatividad como fotógrafa. No sé qué pensaréis vosotros, pero yo opino que mi trabajo tiene mucha personalidad.

En la playa

[singlepic=768,190,143,watermark,right]Este verano ha sido la primera vez que he ido a la playa. No es que haya sido un no parar de mar, noooo! Sólo he ido dos veces, pero me lo pasé genial. Todo el mundo pensó que había salido a mi padre cuando decidí que la arena no era digna de mis pies y mucho menos de mis manos, pero en la segunda visita ya me revolqué por el suelo. Disto mucho de ser una croqueta rebozada, como tantos otros niños que vi, pero di un gran paso. Aunque para paso el de mi padre.

Y vino una abejita y me picó, ay, ay!

Pues sí, aunque creo que en mi caso fue una avispa. Nada más llegar a nuestro destino nos fuimos a pasar la tarde a un parque y allí hay una moto chulísima, pero parece que las avispas pensaron los mismo y decidieron hacer allí su casita, en el tubo de escape. Total que con dos movimientos empezaron a salir en tropel, y aunque mi padre se convirtió en un súper héroe corredor al rescate, no me libré de un picotazo en el hombro. No sabéis cómo dolía!!! Tanto que acabamos nuestro primer día de vacaciones en el hospital. Afortunadamente, parece que no soy alérgica ni nada de eso, pero en el resto de días, ni acercarme a la moto.

De regreso

Hola chicos y chicas!

Ya estoy de vuelta, lo que no quiere decir que mis vacaciones hayan terminado. No! Ahora estoy pasando los últimos días con mi padre y no nos va nada mal 😉 Pero el lunes vuelvo a la guardería, para descanso de mis progenitores, que han vivido un mes intenso conmigo. Para no poner un post larguísimo, voy a ir contándoos algunas de mis aventuras estivales por fascículos. Así ya os vais haciendo a la idea de que llega septiembre 😀

Besos,

Laura