Afónica por solidaridad

Bueno, ya ha acabado mi primera semana en la guardería. Parece que la cosa va en serio. Primero pensé que era una aventura puntual, pero ya veo que cada mañanita se repite la historia. Nadie quiere llevarme, pero acabo allí cada día. Mi abuela es la que tiene que tragar saliva cada mañana para dejarme allí, y es que no se lo pongo nada fácil. Pero que conste que yo lo hago por integrarme con mis compañeros. Como veo que ellos montan un pollo tremendo, pues yo no voy a ser menos. No vaya a ser que me apunten ya como la esquirol de la clase. Así que me tiro al cuello de mi abuelo y lloro todo lo fuerte que puedo. Así estoy, que parezco una muñeca con las pilas gastadas o un adolescente en pleno cambio de voz.

Pues nada, ahora a disfrutar de mis dos días de asueto que el lunes, me volverán a poner la bata (que es bonita porque sí) y a seguir ejerciendo de tortuga… Por cierto, no os perdáis mi <a href="http://www.lauraguardiolamateo.info/index.php/Phoo/ViewAlbum/id/24" title="Album La Guarder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*