En pie!

Cada día tengo más peligro. Cuando todavía mi cuerpo está empezando a gatear obedeciendo a mis deseos, cojo y aprendo a ponerme de pie. Y es que ¿quién quiere ir de rodillas pudiendo ir tieso como una vela? Como me gusta estar de pie. A la mínima que puedo ¡pum! me levanto. Aunque eso a veces es un problema, porque por las noches, aunque tenga sueño, me agarro a los barrotes y p’arriba! Mi madre dice que parezco una hooligan. Algo de razón sí que tiene.

Si queréis verme en acción, he puesto algunas fotos en mi álbum Prison Break.

XXX 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*