Bababababá

Creo que ya no voy a ser gimnasta. He descubierto una nueva vocación: oradora. Bababá, tatí-tatá, mmmmmbabá, coich coich, gaaaaaaaa. Bueno, no hago discursos muy ortodoxos, pero son de lo más creativo. Y tengo mi público, eh? Por supuesto mi familia (que me apoya incondicionalmente), pero también la panadera, la peluquera, los dependientes de El Corte Inglés, algún que otro conductor matutino que me sonríe desde su coche, el carnicero… Aunque algunos no se conforman con lo que digo y pretenden haber oído yaya, mama, papa. Bueno, posiblemente lo digo, pero lo camuflo con otros sonidos para despistar. Tengo que dosificar mis avances para que no se descubra lo lista que soy! ;P

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*