Adios maxicosi

Maxicosi… ese gran desconocido para todos los que no son bebés o los que no han tenido un hijo en los últimos años. Maxicosi, ¿acaso no había un nombre más ridículo para llamar a la sillita de los bebés? A ver, os cuento como va esto. Primero se va en cuco, también llamado capazo. Estiradita, durmiendo cada vez que se te pasea. Es ideal hasta que te aburres de ver la capota y el estampado de dentro. A mí, que soy cotilla precoz, me pasó a los dos meses y pillaba cada rebote que mis padres tenían que sacarme del carro y llevarme en brazos. Pero como entenderéis, con dos meses eres un retaco para pasar directamente a la silla de paseo. Básicamente, la espalda no te aguanta y no mola ir dándote golpes contra la barra frontal del carro. Para eso está la maxicosi, una silla intermedia que permite cotillear a los chafarderos de edad temprana. 

Bueno, pues esta semana, por fin mi madre ha visto que con la ropa de invierno (que no es floja como veréis en la foto) iba “rebutía” en la maxicosi y he pasado al siguiente nivel. Ya era hora, mama, por Dios! Si parecía La Masa en plena transformación. De buen rollito! 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*