Expulsada del Paraíso


Hoy he merendado mi primera papilla de frutas. En realidad, me tocaba mañana, pero para que mi padre no se lo perdiera, hemos adelantado el acontecimiento un día. Y ahí ha estado él, dándome apoyo moral… si es que a sacarme fotos mientras me endiñan la papilla se le puede llamar “apoyo moral”.

Bueno, la verdad es que no ha sido tan terrible. De hecho, me he comido casi la mitad del plato (ante el asombro de mi madre, que cree que es la suerte del principiante y que jamás se repetirá). Lo que me fastidia es el simbolismo que esta merienda ha conllevado. ¿No hay más frutas en el mundo que a mi madre se le ocurre darme la primera de MANZANA? Es una realidad. Estoy fuera del Paraíso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*